Inicio » Plagas y enfermedades » Todo lo que debes saber sobre la procesionaria del pino

Todo lo que debes saber sobre la procesionaria del pino

Por estas fechas las orugas de procesionaria ya llevan un par de meses engordando a costa de los sufridos pinos. Quizás puedas ver los primeros bolsones blancos colgando de sus ramas. Si es así, cuidado; es a partir de ahora, cuando disponen de sus pelos urticantes. Si alguna vez te las has visto con ellas, sabes de qué te hablo.

Nido de procesionaria del pino

Nido de procesionaria del pino por Manel (CC BY-ND 2.0)

La oruga de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) tiene preferencia por las acículas de todo tipo de pinos. Sus nidos de seda blanca son un adorno habitual durante el invierno en las pinedas mediterráneas, pero pueden descubrirse además sobre los cedros y los abetos.

Utilizan las inquietantes bolsas para protegerse del frío a lo largo de toda su vida larvaria, que consta de cinco estadios. Sin embargo, por su tamaño, son más fáciles de observar a partir de diciembre (durante su tercera fase de oruga).

Luego, en la primavera y terminado su crecimiento, descenderán hasta el suelo para su enterramiento. Formarán las peculiares hileras: una procesión de orugas comandadas siempre por una hembra.

Su biología

El adulto de la procesionaria del pino es una polilla o mariposa nocturna. Una de tantas… discreta, aunque de cierta belleza por su extraña pilosidad. De vida efímera, una vez surge de la crisálida durante los meses de verano, no se alimenta y solo dispone de dos días para aparearse y dejar su descendencia.

Polilla de la procesionaria del pino

Polilla de la procesionaria del pino por Joao Coelho (CC BY 2.0)

La hembra fecundada gusta realizar la puesta alrededor de una o dos acículas. Coloca más de un centenar de huevos que eclosionarán transcurrido un mes: entre mediados de setiembre o principios de octubre (depende de la climatología).

Las orugas recién nacidas serán pequeñas (de apenas 3mm), ya con su característica cabeza negra, pero con el cuerpo amarillo y aún carentes de pelos urticantes.

Comenzarán a alimentarse de inmediato en los pinos, royendo las acículas; aunque los daños todavía pasarán desapercibidos.

Es a partir de la segunda muda cuando resultarán peligrosas, sobre finales de noviembre o principios de diciembre. En su tercer estadio estarán ya armadas con las irritantes púas, capaces de causar molestias a personas y animales.

Aunque el comportamiento siempre fue gregario, ahora los nidos serán mayores. Al menos será más fácil localizar los bolsones y por lo tanto detectarlas.

Durante el cuarto y quinto estadio las orugas mantendrán un aspecto similar al anterior. Seguirán, si nada lo remedia, alimentándose de su huésped hasta terminar su desarrollo, dejando de testimonio los tristes penachos de agujas secas.

Las orugas de la procesionaria del pino comienzan a bajar al suelo para enterrarse y pupar

Las orugas de la procesionaria del pino comienzan a bajar al suelo para enterrarse y pupar

Entre marzo y abril, con la mejora de las temperaturas, las orugas bajarán de las copas en dirección al suelo, para enterrarse y pupar. El fenómeno es curioso, pues se desplazan en fila india, pegadas la una a la otra, de forma parecida a una procesión.

Las crisálidas permanecerán enterradas hasta el verano, momento en que las mariposas emergerán dando lugar a un nuevo ciclo. Algunas pueden permanecer en el suelo, latentes hasta cuatro años, a la espera de las condiciones adecuadas (diapausa se llama el prodigio).

Daños e inconvenientes

La procesionaria no solo es un inconveniente para los pinos atacados, a los que mengua las defensas y deja con un aspecto lastimoso, también puede ser una molestia para las personas.

En las inmediaciones de los pinos afectados permanecerán pelos urticantes suspendidos en el aire, capaces de causar irritaciones, dermatitis o alergias a los más sensibilizados. Además, el contacto directo de las orugas o de sus nidos con niños o animales domésticos podrían provocar daños de cierta gravedad.

Los pinos afectados por la procesionaria, al quedar tocados, son más susceptibles a la irrupción de otras plagas y enfermedades. Es frecuente la agresión posterior del Tomicus, un coleóptero perforador de su tronco.

Prevención de la plaga

Para prevenir el ataque de la oruga del pino, como siempre, es conveniente tener los árboles bien atendidos: con sus necesidades de riego y nutrientes satisfechas serán menos vulnerables. La plaga se ceba sobre todo con los ejemplares debilitados y los más jóvenes.

También tiene predilección por ciertas especies de pino por encima de otras, estando el “Pinus canariensis” y el “Pinus nigra” entre sus favoritas.

Facilitar la diversidad de pájaros insectívoros (herrerillos, carboneros, abubillas…) puede ayudar a controlar las poblaciones de oruga por debajo de un límite aceptable. Para ello se aconseja la colocación de cajas nido.

Tratamiento contra la procesionaria

En los parques, jardines o zonas próximas a áreas recreativas, donde se repite el problema año tras año, se puede actuar de forma precoz. La pulverización de Bacilus thuringiensis (insecticida biológico) es muy eficaz contra el lepidóptero durante sus dos primeras fases larvarias. También actúa en la tercera, aunque su efectividad es menor.

La intervención puede ser compatible, incluso aconsejable, con el uso previo de trampas con feromonas. Éstas atraparán al macho, evitando su apareamiento, y a la vez servirán para detectar los ejemplares en vuelo. Es el mejor marcador para los tratamientos.

Entrada relacionada: La Falsa oruga del rosal

Los inhibidores del crecimiento también son una buena opción, siendo recomendables en las etapas tempranas de las orugas.

Con posterioridad y en zonas localizadas, la acción sobre los nidos de la procesionaria puede ser determinante, retirándolos mecánicamente y procediendo a su destrucción. También es posible tratarlos con insecticida.

Los piretroides son la última alternativa. Eficientes en todo momento, también lo serán con otros insectos beneficiosos. Pueden empeorar la situación, afectando a predadores y parasitoides de la procesionaria; al ser de amplio espectro han de utilizarse con cuidado.

Suscripción al blogSigue a Jose el jardinero

No te pierdas ningún consejo de jardinería. Suscríbete al blog: recibirás los nuevos contenidos en tu correo electrónico y totalmente gratis.

Acepto la política de privacidad del blog*

¿Y tú… has visto ya nidos de procesionaria en los pinos de tu región?

El ciclo biológico de la procesionaria está influenciado en gran manera por las condiciones climáticas de cada zona. Por lo que los tiempos de vuelo, nacimiento, mudas o enterramiento, pueden variar, adelantándose o atrasándose, dependiendo de las circunstancias.

Por cierto, en confianza, ¿no te pica solo de verlas?

¿Te ha gustado el post?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media: 4,57 de 5)
Cargando…




Más entradas de interés

Soy , autor de este blog

Ser jardinero es algo vocacional en mí. Llevo ya 14 años dedicándome a la naturaleza, pero toda la vida cultivando esta pasión. Actualmente me encargo de una brigada que realiza trabajos de jardinería en la vía pública.  Más sobre mí

4 comentarios en “Todo lo que debes saber sobre la procesionaria del pino
  • eduardo dice:

    Hola Jose. Un gran articulo, como siempre. Solo te diré que en la zona levantina, hay ciertas zonas de pineda públicas junto a autovías, que dan pena, ver como ha dejado la procesionaria y posterior el tomicus estos parajes. Lo poco que tenemos por aquí por la costa, se han cebado notablemente… Hace unos días el ayuntamiento de Alicante en el emblemático castillo de SANTA BARBARA, en pleno centro, apostaba una partida del presupuesto para hacer labores de limpieza de gran parte de pinos secos, diversificar con otros árboles autóctonos, junto a arbustos y sobre todo limpieza y mantenimiento. A ver si surge ejemplo… un saludo.

    • Hola Eduardo. La verdad es que es una lástima lo que explicas. Ojala se pudiera destinar más medios para labores forestales en general. La retirada de material seco de las pinedas y los bosques es tan necesario para la prevención de incendios, como para evitar la proliferación del Tomicus y otros escolítidos.
      La procesionaria no deja de ser un problema de salud pública, además de un inconveniente para los pinos. En lugares frecuentados debería de ser tratada.
      Un saludo.

  • Rafa dice:

    Hola Jose.

    En la urbanización en que trabajo tenemos pinos en distintas zonas del jardín, y he observado algo que me parece curioso pero no se si mi conclusión será la correcta. He visto que todas las bolsas de procesionaria estaban orientadas, más o menos, en la parte del pino que está mirando del sur hasta el oeste y que los pinos que estaban a la sombra de esa orientación no les ha afectado la procesionaria. Hipótesis, eligen el sitio las orugas según las horas de exposición al sol?.

    Ah! Y buen articulo, me ha ayudado mucho a entender todo su proceso, gracias y un abrazo.

    Rafa

    • Hola Rafa.
      La procesionaria es bastante friolera, motivo por el que fabrican estas bolsas; de esta manera se protegen de las bajas temperaturas durante las noches de invierno y los días menos favorables. Por esta razón es muy razonable que orienten los nidos al calor de la escasa radiación solar.
      Tu hipótesis tiene bastante fundamento y te felicito por la observación.
      Un abrazo, compañero.

  • ¿Y tú qué opinas?

    Los campos marcados con * son obligatorios. Solo se publicarán los comentarios relacionados con el tema de esta entrada.

    Por favor, tómate tu tiempo, redacta de forma clara y sin errores. Si te equivocas no pasa nada, puedes corregirlo pulsando el botón de editar

    Acepto la política de privacidad del blog. Marca esta casilla para que pueda avisarte cuando se conteste tu comentario *