Inicio » Fichas de plantas » Cómo cuidar tu gardenia y no morir en el intento

Cómo cuidar tu gardenia y no morir en el intento

Hace ya tiempo que no trato el tema de las plantas acidófilas -¿recuerdas? aquellas especies que necesitan un sustrato con el pH más bajo de lo normal-, así que ya iba tocando de nuevo. Hoy voy a hablar de la gardenia (Gardenia jasminoides). Sus flores son de las más bellas que conozco y con un perfume espectacular.

Gardenia (Gardenia jasminoides)

Gardenia (Gardenia jasminoides)

Dicen que “el que algo quiere, algo le cuesta”. Pues bien, la gardenia es tan hermosa como delicada -para qué nos vamos a engañar-. Si andas un poco escaso de paciencia, más vale que te olvides de esta bonita planta. Hay otras mucho más fáciles de tratar. Si por el contrario estás dispuesto a esforzarte en sus cuidados, continúa leyendo que a continuación te explico cómo hacerlo.

Cómo es la gardenia

La gardenia es un arbusto de hojas siempre verdes, originaria del sur de china. Quedará contenida si la cultivas en maceta, alcanzando únicamente el metro o metro y medio de altura, pero si la plantas en el suelo alcanzará mayor talla.

Flor de la gardenia (Gardenia jasminoides)

Flor de la gardenia (Gardenia jasminoides)

El lustre de sus hojas llamará tu atención, seguro. Son lanceoladas, de un color verde intenso y muy brillante. Tienen la particularidad de estar dispuestas en pares opuestos respecto al tallo. Pero esto no es nada en comparación con su floración.

Sus flores -las acabas de ver- son muy bonitas, además de olorosas. Disponen de entre cinco y doce pétalos de color blanco crema, con una morfología muy parecida a la de las rosas. Su intenso y dulce aroma recuerda en cambio a la potencia aromática del jazmín. Podrás disfrutar de ellas durante el mes de mayo o tal vez de junio. Ya me contarás qué te parecen.

¿Uso en interior o en exterior?

La gardenia puede ser cultivada tanto en el interior de una vivienda como en la terraza o el jardín. Tan solo has de procurarle la intensidad de luz adecuada.

Si decides tenerla dentro de casa, debes ubicarla cerca de una ventana. Si no recibiera suficiente luz se le caerían las hojas y la planta podría morir.

Entrada relacionada: Aprende a cultivar la hortensia para disfrutar de sus flores

Si por el contrario prefieres tenerla en el exterior, has de aproximarte a lo contrario. Búscale un lugar más resguardado (a media sombra), donde además esté protegida tanto del frío como del calor sofocante.

La gardenia no tolera las heladas; es una planta de origen tropical. Si donde vives los inviernos son duros, mejor plantéate su cultivo en interior o por lo menos trasládala cuando sea necesario.

Utiliza sustrato ácido

Cómo ya se ha comentado antes, la gardenia es una planta acidófila, por lo tanto requiere de un sustrato ácido. Un pH entorno a 5 puede ser suficiente para que la planta absorba los nutrientes con normalidad, de lo contrario sus hojas acabarán virando del verde al amarillo.

Existen en los comercios preparados especiales para plantas de esta índole. Los más habituales son la tierra de brezo o de castaño -la turba rubia también puede ayudar a bajar el pH si se diera la necesidad-. Sea como sea el sustrato ácido es la condición “sine qua non” y además se aconseja que éste sea suelto y rico en materia orgánica; así aguantará la humedad, manteniendo a la vez la correcta aireación de las raíces.

En Amazon encontrarás sustrato especial para plantas acidófilas.

Riego de la gardenia

Las gardenias necesitan un riego relativamente frecuente. No les gusta que la tierra se les seque por completo, por lo que interesa aguantar ese puntito de humedad. Pero solo un poco y no más -ya sabes que todo en exceso es malo-. No te conviene que hagan aparición los hongos.

Las macetas autoriego son perfectas para las gardenias

Las macetas autoriego son perfectas para las gardenias

Una solución, para este tipo de plantas complicadas, es que ellas mismas se dosifiquen. -Sí, como lo oyes- Yo utilizo en estos casos “macetas autoriego” como la de la imagen. Llenas el recipiente de agua y el ejemplar se administra por si mismo mediante capilaridad; sin carencias, sin excesos y sin volverte loco regando.

Aquí tienes una maceta para interior con sistema autoriego y muy decorativa. Si la prefieres para el exterior, tienes en cambio esta práctica jardinera para la terraza.

Otro dato importante es conocer el agua del que dispones para regar. No olvides nunca -grábatelo a fuego- su condición de planta acidófila. Si el agua fuera pesada (con altos índices de cal), su pH subiría en poco tiempo el del sustrato y estaríamos como al principio: la gardenia sufriría carencias por el bloqueo de ciertos nutrientes.

Para evitarlo utiliza mejor aguas blandas (pobres en cal) o en su defecto agua mineral embotellada o mejor aún destilada. Te vale por ejemplo la del aire acondicionado. Pero si ninguna de estas opciones fuera posible, puedes añadir un par de gotitas de zumo de limón o de vinagre para bajar el pH.

Cómo y cuándo abonar

Los nutrientes del sustrato no son ilimitados y más pronto que tarde se acabarán. Por lo tanto, hay que buscar cómo alimentar a tu gardenia. Abonar es aún más necesario cuando tu planta se encuentra en una maceta.

Por suerte, entre tanta variedad, dispones de abonos específicos para acidófilas, que no alteran el pH en absoluto. Están preparados en formato líquido y listo para mezclar con el agua. Son muy recomendables durante la época de crecimiento y floración, que es cuando la planta requiere más minerales. Añádelos al agua de riego, cada tres semanas (desde principios de primavera hasta llegar el otoño).

Aquí tienes abono líquido para plantas acidófilas.

Si, a pesar de todos las precauciones, notaras que las hojas amarillean, fíjate si sus nervios aún continúan verdes. Sería una evidencia de la carencia de hierro (clorosis férrica), que hay que tratar con quelatos. Los abonos en forma de quelato están pensados para solucionar la falta puntual de algunos nutrientes, como por ejemplo el hierro.

Problemas, plagas y enfermedades

La clorosis de las hojas por la falta de hierro se debe básicamente al pH incorrecto de la tierra. Con un pH neutro (cercano a 7) -que es el recomendable para la mayoría de plantas- la gardenia no es capaz de asimilar el nutriente que queda bloqueado en el suelo. Por eso es tan importante mantener el pH ácido inicial que conseguiste con el sustrato para acidófilas. Procura no modificarlo incorporando agua calcárea o abonos alcalinos.

Si ya fuera demasiado tarde, puedes aplicar -como medida urgente- el mencionado abono en forma de quelato. Actuará con diligencia sobre tu gardenia y notarás pronto su mejoría. A pesar de todo, debes plantearte la corrección del suelo como solución definitiva. La turba rubia, de naturaleza ácida, puede ayudarte en esta tarea. Solo has de mezclarla con el sustrato existente, hasta volver a equilibrar el pH.

Encuentra aquí el Quelato de hierro.

El déficit de luz, la temperatura demasiado alta o la falta de agua, podrían hacer que las flores cayeran, antes incluso de llegar a abrirse. Tales dificultades llevadas al extremo también afectarían a las hojas, por lo que sería fácil confundir los síntomas con los del exceso de riego. En este caso las hojas también se caen, pero hay daños más graves de fondo. Las raíces se asfixian y mueren al no poder respirar. El agua ha desplazado al aire en el sustrato. Evita por todos los medios el exceso de agua.

El pulgón, la cochinilla o la araña roja no son nada raros en las gardenias y por supuesto podrían aparecer en cualquier momento. Si es así, elimínalos con jabón potásico, pulverizando toda la mata. Empléate a fondo, sobre todo en las partes más jóvenes y en el envés de las hojas.

Suscripción al blogSigue a Jose el jardinero

No te pierdas ningún consejo de jardinería. Suscríbete aquí al blog: recibirás los nuevos contenidos en tu correo electrónico y totalmente gratis.

Acepto la política de privacidad del blog*

Espero no haberte cohibido hablando de las dificultades de la gardenia. Te aseguro que ésta no era para nada mi intención. Ojalá que hayas decidido quedarte conmigo hasta el final, a pesar de tantos desafíos. Si eres de esos valientes a los que los retos no amilanan, ¡enhorabuena! Toma nota de todos los consejos. Con esto tienes más que suficiente para llevar a buen puerto tu cultivo.

¿Te ha gustado el post?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (23 votos, media: 4,65 de 5)
Cargando…




Más entradas de interés

Soy , autor de este blog

Ser jardinero es algo vocacional en mí. Llevo ya 14 años dedicándome a la naturaleza, pero toda la vida cultivando esta pasión. Actualmente me encargo de una brigada que realiza trabajos de jardinería en la vía pública.  Más sobre mí

25 comentarios en “Cómo cuidar tu gardenia y no morir en el intento
  • Anibal dice:

    Información precisa. Muy útil. Gracias; me encanta la gardenia.

  • Concha dice:

    Me gustan mucho las gardenias, he tenido varias plantas pero siempre las he perdido. Ahora veo que el problema era el sustrato. En cuanto pueda me animaré con otra… Gracias

  • María del Carmen Alonso dice:

    Hola José. Por demás interesante tu información de hoy, Te comento que vivo en Argentina, en la Patagonia, y compré una hermosa gardenia que me lo vendieron como jazmím kimura. Lo cuido como tú indicas en tu post, pero las flores no me abren. Se han formado los capullos. Ya tienen un buen volumen pero no sé si es mi ansiedad por verlos abrir, el tema es que no prosperan. La planta está en maceta al exterior, en semisombra, y sigo esperando.. Cuando pueda te acompañaré una foto para escuchar tu sabia opinión. Muchas gracias.

    • Si estás tan al sur, cuidado con el frío, María del Carmen. Trasládala al interior cuando sea necesario.

    • Mercedes dice:

      Me entrometo, perdón. Los pimpollos de gardenia (jazmín del cabo para mí) son muy lentos para formarse. Verás qué ansiedad te da cuando empiezan a desenvolverse, después… la belleza y el perfume sin igual. Pero que esté floreciendo en invierno me parece raro. ¿No habrá estado en invernadero? Si te la llevas a resguardo del frío? Saludos, desde Salta. Mercedes.

      • Aquí -en la zona mediterránea- florecen a finales de primavera, ya que deben notar cierta diferencia térmica entre el día y la noche para comenzar el proceso y es cuando se dan estas condiciones.

  • Ruby dice:

    Hola gracias por los artículos. Tengo 4 plantas y hasta el momento no me han dado problemas. Tengo que preguntarte que puedo hacer con los anturios me cuesta mantenerlos pues por un tiempo están bien luego se empiezan a poner las hojas amarillas y con manchas que se tornan negras. Me podrías ayudar con consejos para plantas de interior. Gracias

  • Mª. Montserrat Castrillo Mestre dice:

    Hola José:
    Me ha llegado a mi correo que hablabas de las gardenias y enseguida he entrado a tu blog.
    Son junto a las rosas y orquídeas las flores que me gustan más, además la hoja también es muy bonita de color.
    Mi madre tuvo dos gardenias plantadas en macetas grandes en el jardín a media sombra en Horta (Barna.) Cuando venía el frío fuerte las cubríamos con sábanas viejas de algodón durante la noche. Eran muy agradecidas, pero después de varios años vino una helada y no pudimos salvarlas porque las macetas eran muy grandes y no podían entrarse. Tuvimos un disgusto.
    Recuerdo que mi tío tenía varias en el jardín de Lloret de Mar (Gerona) , las tenía plantadas en el suelo y no creo que les tuviera demasiado cuidado pero eran enormes 2 metros o quizás algo más y florecían mucho, no sé si era por el agua, aunque mi madre las regaba con agua de lluvia.
    Voy al grano. Hace tiempo que quería comprar dos y colocarlas donde las tenía mi madre, a media sombra, resguardas del aire, pero había pensado de ponerlas en el suelo, como las tenía mi tío. No sé si aquí en Barcelona puede irle bien en el suelo. He visto estas macetas donde la planta coge el agua que necesita y me ha parecido una ayuda. José estoy dudando, pero cuando me acuerdo de las de mi tío me da ganas de ponerlas en el suelo. También tengo miedo, más del frío, del calor tan asfixiante que nos hace en Barcelona estos últimos años. ¿Qué me aconsejas?
    Saludos de una enamorada de las gardenias.

    • Hola María Monserrat.
      Mi consejo es que las plantes en maceta, a no ser que les bajes el pH del suelo mezclándolo por ejemplo con turba rubia. Por aquí la tierra no es lo suficientemente ácida para ellas. Además, si necesitaras moverlas para brindarles la protección necesaria del frío, sería menos problemático.
      Las macetas autoriego son muy prácticas en estos casos. Yo tengo mi gardenia plantada en una de éstas. Te aseguro que me facilita mucho su hidratación.

      • Mª. Montserrat Castrillo Mestre dice:

        José, gracias por tu consejo, que pienso seguir.
        ¿Podrías decirme que medida ha de tener la maceta autoriego para que se me hagan bien hermosas?.
        ¿Para abono es bueno el “guano” o mejor otro preparado?.
        Un saludo.

      • Yo no las compraría, de entrada, demasiado grande. Utiliza una maceta en consonancia con el tamaño de la gardenia. Cuando crezca ya la cambiarás y siempre podrás utilizar la antigua para otra planta.
        El guano resultará buen abono, pero al final del invierno y rebajado. Las gardenias no son demasiado exigentes en nutrientes, siempre que el pH del sustrato sea el adecuado.

      • Mercedes dice:

        José, cómo es eso de la maceta que se riega sola? La miro en la foto… pero no la entiendo. Gracias. Mercedes.

      • Bueno… regarse sola, no del todo. Debes rellenar el deposito de agua cada cierto tiempo (dependiendo del gasto hídrico de la planta) y después ella va consumiendo lo que necesita. La cuestión es que, de esta manera, además de no ser necesario el estar tan pendiente te aseguras de no equivocarte con los tiempos de riego. Es perfecto para plantas delicadas porque son ellas mismas las que se administran el agua. Tu solo has de preocuparte de que el deposito no se quede vacío.

  • Mª. Montserrat Castrillo Mestre dice:

    José, me comentas que el guano mejor al final del invierno y mezclar una dosis con agua. Imagino que no es como el plantavit que puedes poner cada 15 días para que las plantas estén bonitas y florezcan. ¿Acaso es muy fuerte y puede quemarlas?.
    ¿Cuándo es la mejor época para comprar gardenias, ya un poco grandes para que resistan mejor?.
    Un saludo.

    • Si el guano viene en formato líquido o en polvo, tendrías que mezclarlo con el agua de riego -según te indique el fabricante- y sí, cada dos o tres semanas. Yo te sugiero que lo diluyas algo más; las gardenias no son demasiado exigentes en nutrientes y el guano suele estar bastante concentrado.
      La mejor época para plantar tus gardenias será cuando estén activas pero no haga excesivo calor (primavera y otoño).

      • Mª. Montserrat Castrillo Mestre dice:

        Hola José:

        Muchas gracias por tus consejos.
        Imagino, que como tu bien dices, por allà el mes de Abril será un buen momento para comprarlas y plantarlas.
        Me da miedo plantarlas en otoño por si no están bien adaptadas cuando venga el frío.
        Lo del guano ya lo tendré en cuenta.
        Ya te contaré como me va cuando las tenga.

        Un saludo.

  • Anibal dice:

    La Verdad es que tu blog es muy interesante para todos y, sobre todo, para los principiantes en el amor a las plantas. Gracias.

  • Mario C paisajista dice:

    Tengo una entre la vida y la muerte jejej. Esperemos salvarla. De momento perdió todas las hojas por un mal emplazamiento más un ataque de hongos, ahora tras parecer haber acabado con su vida ha rebrotado… veremos cuanto nos dura la alegría…

    • Espero que tengas suerte y logres recuperarla. Es delicada sí, pero eso no quita que se resigne a morir. Seguro que vuelves a disfrutar de sus flores.

    • Mercedes dice:

      Primero que nada.. Feliz Día del Amigo!!! Les cuento que podé a fondo mis gardenias (Jazmines del Cabo, para mí) y limpié los troncos y ramitas que quedaron. Un poco demasiado temprano, pero se morían. Después de una semana agua con vinagre. Una está brotando hermosa, la otra no sé, pero me empeñaré… Las agujas del pino les viene bien ¿no es así? Mercedes.

  • MARIBEL CONTRERAS dice:

    Muchas gracias José Manuel por esta información. Siempre me preguntaba por qué mis gardenias se me morían. Yo vivo en San Luis Potosí, México.

    Pondré en practica tus consejos.

    Dios te bendiga, saludos cordiales!

  • ¿Y tú qué opinas?

    Los campos marcados con * son obligatorios. Solo se publicarán los comentarios relacionados con el tema de esta entrada.

    Por favor, tómate tu tiempo, redacta de forma clara y sin errores. Si te equivocas no pasa nada, puedes corregirlo pulsando el botón de editar

    Acepto la política de privacidad del blog. Marca esta casilla para que pueda avisarte cuando se conteste tu comentario *