Inicio » Fichas de plantas » ¿Qué tal un potus plateado (Scindapsus pictus)?

¿Qué tal un potus plateado (Scindapsus pictus)?

Si hace unas semanas te hablaba del poto a secas (el Epipremnum aureum o Scindapsus aureus), hoy quiero presentarte a su pariente menos conocido -aunque tal vez, a cambio, más interesante-. El potus plateado (Scindapsus pictus), con sus hojas aterciopeladas y bellamente manchadas, es una enredadera cautivadora… una auténtica delicia como planta de interior.

Potus plateado (Scindapsus pictus)

Pothos plateado, potus plateado o escindapso (Scindapsus pictus)

Aquí lo tienes. A pesar de su fama de delicado, ya lleva casi diez años conmigo. A mí este poto, además de conquistarme, me ha demostrado su resistencia sobradamente. Pocos extras ha precisado: un cambio de maceta, algo de abono puntual y poco más. Básicamente, con la luz filtrada por la cortina del dormitorio y el consabido riego semanal ha bastado para que exhiba esta pinta estupenda.

Para ser honestos, mi potus plateado no siempre estuvo así de saludable. Tuvo una época crítica; digamos que “pasó algo de sed, el pobrecito”. Pensé que la “espichaba”, pero no… Conseguí recuperarlo con paciencia. Como seguro que no quieres que te pase lo mismo, toma medidas si te vas de vacaciones. Por lo demás, su cultivo “es pan comido”. Ahora te explico cómo cuidarlo.

Descripción y usos

El potus plateado, pothos plateado, poto o escindapso es una trepadora perennifolia de la familia de las aráceas. Es oriunda de lugares cálidos y húmedos: concretamente de las selvas tropicales del sudeste de Asia. Allí se encuentran “tan felices”, subiendo por los troncos de los árboles. Sin embargo, en climas más fríos como el mediterráneo se han de cultivar en el interior.

Hoja del potus plateado

Detalle de la hoja del potus plateado (Scindapsus pictus)

Las hojas de este poto es lo primero que llamará tu atención. En su cara superior (el haz) destacan unas singulares manchas plateadas, pintadas sobre un fondo verde más oscuro. Son hojas acorazonadas, que muestran un limbo asimétrico y acabado en punta. Si las tocas, notarás además una ligera sensación aterciopelada.

Con este poto puedes formar ejemplares verticales muy atractivos. Para ello, empieza guiando sus tallos sobre un tutor. Solo será necesario al principio, después sus raíces aéreas se agarrarán por si mismas. También tienes la segunda opción, que es la más habitual, si cabe: su belleza como planta colgante no tiene discusión. Los tallos caerán hasta dos metros si los dejas. Procura, no obstante, podarlos de vez en cuando; así mantendrás la planta compacta y con una apariencia más agradable.

Cultivo y cuidados

Al pothos plateado -como buena planta tropical- no le gusta nada el frío, ni tampoco las corrientes de aire. La temperatura de la estancia perfecta no debería bajar de los 15ºc. Si disminuye demasiado corres el riesgo de que empiece a perder las hojas.

Pothos plateado, potus plateado o escindapso

Pothos plateado, potus plateado o escindapso

Para su comodidad, sitúalo en un lugar bien iluminado siempre protegido de los rayos directos del sol. La luz excesiva acabaría quemando la planta, pero su ausencia atenuaría o haría que se perdieran los fantásticos dibujos de sus hojas. Evítalo colocando el poto cerca de una ventana y filtrando la luz con una cortina.

A este poto le gusta sentir la humedad ambiental, pero no tanto en el suelo. Espacia los riegos sin llegar a dejar que la tierra se apelmace. Un punto de humedad es deseable, pero sin pasarte o se pudrirán sus raíces. En verano, una frecuencia de una vez por semana bastará para la mayoría de los casos. En invierno cada dos semanas también será suficiente.

Entrada relacionada: 5 plantas de interior resistentes y muy fáciles de cuidar

Si tienes dudas en cuanto al riego, no te preocupes. Esta planta es de las que suelen avisar. Si anda falta de agua doblará ligeramente las hojas, mostrando así su descontento. Riega entonces y ya irás tomándole el pulso poco a poco. También tienes este otro artículo para ayudarte: ¿Cada cuánto regar las maceta?

El sustrato utilizado no debe ir en contra de lo anterior. Uno de tipo universal será más que suficiente. Aunque también le puedes añadir algo de arena o poner grava en el fondo de la maceta, para mejorar el drenaje.

Los recipientes cerámicos son los más transpirables y por lo tanto los más adecuados. Si utilizas uno de resina o de plástico, no pasa nada, pero entonces tendrás que ser más cauto con el riego.

Antes he comentado que el potus plateado gusta de cierta humedad en el ambiente. Un truco para simularla es colocar, debajo de la maceta, un platito con grava y algo de agua en el fondo. De esta manera, a medida que el agua se evapore, la atmósfera a su alrededor se hará más agradable.

Para rematar, si añades al agua de riego (mientras esté en crecimiento) algo de abono líquido -más o menos cada tres semanas-, tendrás una planta feliz y contenta. Si quieres, lo puedes encontrar en Amazon.

Plagas y enfermedades

El mayor riesgo con este poto tendrá más que ver con unos cuidados incorrectos que con la concurrencia de alguna plaga. Si bien el pulgón o la araña roja podrían hacer alguna vez acto de presencia, los problemas graves de verdad -aquellos que acabarían con tu ejemplar- serán causados sobre todo por el mal uso del riego. Debes saber que más habitual que la falta de agua es el caso contrario: las raíces pueden llegar a asfixiarse por el exceso de humedad y no es raro que aparezcan hongos. ¡Vigila!

Reproducción del potus plateado

Para conseguir nuevos ejemplares o simplemente lograr que tu planta se vea más tupida, puedes practicar lo que se llama un acodo. Lleva alguno de esos largos tallos colgantes de tu poto hacia arriba y sujétalo en contacto con la tierra. Con el tiempo se acabarán formando raíces que darán lugar a una planta independiente, idéntica a la anterior.

Otra alternativa, que seguro te es más familiar, es la técnica del esqueje. Aprovecha las puntas cortadas durante la poda e introduce las yemas preparadas en agua hasta que generen raíces, También puedes colocarlas directamente en el sustrato, si les procuras cierta humedad. Es interesante utilizar hormonas de enraizamiento en este caso, para aumentar las probabilidades de éxito.

Suscripción al blogSigue a Jose el jardinero

No te pierdas ningún consejo de jardinería. Suscríbete aquí al blog: recibirás los nuevos contenidos en tu correo electrónico y totalmente GRATIS.

He leído y acepto la política de privacidad del blog*

Responsable: José Manuel Durán Arjona o bien Jose el jardinero, como tú prefieras. Finalidad: enviarte los nuevos artículos y cualquier otra novedad relacionada con el blog (nada de spam). Legitimación: tu consentimiento al aceptar la política de privacidad. Destinatarios: tus datos los guardará Mailrelay, mi plataforma de email marketing, con servidores en la Unión Europea. Derechos: a acceder a tus datos, rectificarlos, limitarlos o suprimirlos. Para más información consulta la política de privacidad.

¿Qué te ha parecido el potus plateado? Si le das lo que necesita, a pesar de su mala fama, será capaz de estar a tu lado durante mucho tiempo.

Si quieres el aguante de un poto pero tenías en mente algo un poco más original, quizás el Scindapsus pictus sea lo que estés buscando.

¿Te ha gustado el post?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (17 votos, media: 4,94 de 5)
Cargando…




¿Quieres leer algo más?

Soy , autor de este blog

Ser jardinero es algo vocacional en mí. Llevo ya 14 años dedicándome a la naturaleza, pero toda la vida cultivando esta pasión. Actualmente me encargo de una brigada que realiza trabajos de jardinería en la vía pública. Más sobre mí

9 comentarios en “¿Qué tal un potus plateado (Scindapsus pictus)?
  • Luz dice:

    Hola Superjardinero, sólo una cosa, ¿podrías decir si las plantas que expones son malas o buenas para los animales?
    Espero no molestarte, pero eso sería de gran ayuda.
    Gracías.

    • Hola Luz.
      Uf, menuda responsabilidad. Lo de “superjardinero” me ha llegado al alma, pero no es para tanto.
      Esta planta, como muchas otras ornamentales, puede generar toxicidad en los animales si la ingieren. Por suerte, en mi caso, tanto mi perro como mi gato conviven perfectamente con mi manía de llenar la casa de plantas. Si no es tu caso te aconsejo que la pongas donde no lleguen.

  • Javier dice:

    Gracias José Manuel.
    Me ha gustado tu apunte del photo y estoy totalmente de acuerdo con tu descripción. Yo tengo el photo normal y esto es lo que hago.
    Saludos.

  • Cecilia dice:

    Qué bonito, me ha gustado más que el potus normal.
    Dónde podría comprarlo?

  • Isabel dice:

    Pues ha sido una sorpresa muy agradable conocer el poto plateado porque realmente no recuerdo haberlo visto. Tengo 3 potos verdes pero éste me parece muy atractivo como planta colgante. Si lo veo (estaré atenta) me animaré a comprarlo porque sus “hermanos” se me dan muy bien.
    En cuanto al resto de comentarios, muy completos e interesantes, como siempre.
    Muchas gracias, siempre es un placer leer lo que nos envías.

  • Ruby dice:

    Me encanto a ver si recupero los mios que han pasado un tiempo muy frío y se han resentido, pero creo que lo van a lograr. Gracias por todo

  • ¿Y tú qué opinas?

    Los campos marcados con * son obligatorios. Solo se publicarán los comentarios relacionados con el tema de esta entrada (ver aquí las condiciones de uso). Por favor, no abuses de las mayúsculas. Tómate tu tiempo, redacta de forma clara y sin errores. Si te equivocas no pasa nada, puedes corregirlo pulsando el botón de editar

    Acepto la política de privacidad del blog y deseo que me avises de los nuevos comentarios publicados en este artículo*


    Responsable: José Manuel Durán Arjona o bien Jose el jardinero, como tú prefieras. Finalidad: moderar tus comentarios, publicarlos y avisarte por email de los nuevos comentarios en el post. Legitimación: tu consentimiento al aceptar la política de privacidad. Destinatarios: tus datos los guardará Webempresa, donde se aloja este blog, con servidores en la Unión Europea. Derechos: a acceder a tus datos, rectificarlos, limitarlos o suprimirlos. Tú decides. Para más información consulta la política de privacidad del blog.